El golf español se mantiene por encima de los 325.000 federados a pesar de la crisis

5 Enero, 2012 | Redacción
0

El golf español concluyó el año 2011 por encima de los 325.000 federados, en concreto 326.905, según los datos del recuento oficial realizado con fecha de 31 de diciembre.

Este dato supone un descenso absoluto de 6.108 licencias durante el pasado ejercicio, que en términos porcentuales supone un 1.8% menos que a primero de año, el segundo decrecimiento experimentado en la historia del golf español como consecuencia de la fuerte crisis económica que afecta a todos los ámbitos de la sociedad española.

Aunque estos datos indican un retroceso acorde a la coyuntura actual, se cimenta al tiempo la fortaleza del gran crecimiento experimentado por el golf en España desde hace ya un par de décadas, confirmando la idea de que ‘el suelo’ de número de federados en nuestro país se encuentra holgadamente por encima de los 300.000.

Es preciso recordar que en 1990 apenas había 45.000 jugadores en España, el listón de los 100.000 se rebasó en 1996, se registraron 200.000 en los primeros meses de 2002, a mediados de 2004 se contabilizaron 250.000 y a finales de 2006 se superó la mítica barrera de los 300.000 federados.

Hay que destacar asimismo que el número de licencias femeninas se sitúa al borde de las 100.000, un hecho que pone de manifiesto la popularidad del golf entre las mujeres, una de las especialidades deportivas con mayor número de aficionadas en España. En concreto, el número de federadas a este deporte en nuestro país, a 31 de diciembre de 2011, era de 99.651, lo que supone un 30.6 % del total de licencias de golf.

De todas ellas, 40.966 corresponden a mujeres mayores de 50 años, 43.970 a mujeres entre 21 y 50 años y 15.715 a menores de 21 años, con mención especial para las 3.231 menores de 10 años.

Estas cifras consolidan al golf como una de las actividades deportivas con mayor auge en nuestro país, sólo superada en número de licencias por el fútbol, la caza y el baloncesto.

Si bien es cierto que la mayoría de las Comunidades Autónomas ha registrado números rojos en el apartado de licencias durante 2011, dos de ellas –Asturias y País Vasco– y la Ciudad Autónoma de Melilla han experimentado incremento de federados en 2011, con mención especial para el Principado de Asturias, donde el aumento se cifra en un 1.2% más.

En el polo opuesto se encuentran Cataluña y Madrid, las Comunidades Autónomas que han sufrido en números absolutos un mayor descenso de federados a lo largo de 2011, 2.440 y 1.203 licencias, respectivamente.

Estas dos cifras concentran el 60% de decrecimiento de licencias en todo el Estado español –repartidas en un 40% para el caso catalán y un 20% para el madrileño–, si bien en términos porcentuales el descenso en el número de federados en Madrid se situó en un 1.2 %, por debajo de la media del 1.8 % del total del territorio español.

Atendiendo a este baremo, Cataluña –con un 5.6 % de pérdida–, Baleares –con un 3.5 %–, Murcia –con un 2.7 %–, Castilla y León –con un 2.6 %–, Canarias –con un 2.5 %–, Comunidad Valenciana –con un 2.0 %– y Extremadura –con un 1.9 %– son las Comunidades Autónomas con descensos porcentuales superiores al 1.8% de media en España.

Hay que destacar asimismo que doce provincias españolas concluyeron 2011 con más licencias de golf que a primero de año: Albacete, Asturias, Guadalajara, Guipúzcoa, Las Palmas de Gran Canaria, Lugo, Melilla, Segovia, Sevilla, Soria, Vizcaya y Zaragoza. Por el contrario, Barcelona fue la provincia que experimentó un mayor descenso, 1.987 federados menos.

En términos absolutos, Madrid, con 95.194 federados, concentra el 29.1 % del total de licencias seguida de Andalucía, con 50.401, que durante 2011 se consolidó plenamente en el segundo puesto del Ranking, aventajando a Cataluña (40.822).

Comunidad Valenciana (22.292), País Vasco (20.365), Castilla y León (17.845), Galicia (12.433) y Asturias (10.628) son las otras Autonomías que superan la barrera de los 10.000 federados.

El siguiente recuento oficial se realizará a primeros de abril, cuando se procesen las altas registradas en este periodo y las bajas anuales por devoluciones bancarias y por impago del recibo federativo, una acción que se ejecuta tras una notificación de aviso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*