El icono de Turnberry, Ailsa Craig, en venta

9 diciembre, 2013 | Redacción
0
Vistas de Ailsa Craig desde Turnberry

Vistas de Ailsa Craig desde Turnberry

Uno de los sitios más famosos en el mundo del golf es el Ailsa Craig – una gran roca en forma de cúpula que domina el brumoso estuario del Clyde, al suroeste de la costa escocesa cerca de Turnberry.

La majestuosa silueta de este islote de origen volcánico es una imagen que se repite en las fotografías cada vez que el British Open se juega en Turnberry – mejor dicho en el Ailsa Course.

Al igual que Jack Nicklaus, Ailsa Craig es un icono escocés que ha sido representado en los billetes de banco escoceses y también fue inmortalizado en un soneto de Keats.

Ailsa Craig forma parte de las leyendas escocesas, a lo largo del tiempo la isla ha sido refugio de águilas y ballenas, ha servido como un reducto para repeler a los invasores españoles, como santuario para los piratas y, durante los últimos 25 años, como reserva de aves marinas especialmente alcatraces y frailecillos

Y a pesar de no tener habitantes, ni electricidad, ni agua corriente, ni tierras de cultivo, los 220 acres del Ailsa Craig se han convertido en noticia por dos razones:

En primer lugar, la isla es el origen de la cepa distintiva de micro granito utilizado para hacer la mayor parte de las piedras utilizadas en el deporte olímpico de curling. De hecho, todas las piedras utilizadas en los Juegos Olímpicos de invierno desde 1924 y hasta los Juegos de 2014 en Rusia, se han hecho con  granito extraído en el peñón.

El granito de Ailsa, muy apreciado en los círculos de curling por su resistencia al hielo, se transforma en piedras de curling en una fábrica en Machine, a unos 25 kilómetros de distancia.

En segundo lugar, el Ailsa Craig está en venta por apenas 2,4 millones de dólares.

La roca es propiedad de la misma familia de terratenientes desde hace más de 500 años. En 2010 su actual propietario, el octavo marqués de Ailsa decidió ponerla en venta para hacer frente a la escasez de recursos financieros de la familia, con un precio inicial de 4 millones de dólares.

Pero, a pesar de ser todo un símbolo para los escoceses, nadie ha mostrado interés por adquirirla en estos años, y el marqués ha decidido bajar el precio sobre esos  2,4 millones de dólares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*