Prison View Golf Course: Un campo de alta seguridad

27 Noviembre, 2013 | Redacción
0
Vistas del Prison View Golf Course de Luisiana

Vistas del Prison View Golf Course de Luisiana

Si usted es los que decide visitar el estado de Luisiana en EE.UU. sepa que su territorio cuenta con unos doscientos campos de golf entre los que figura uno muy especial, el Prison View Golf Course.

Este campo de nueve hoyos, par 72 (se juega en dos vueltas desde diferentes tees), mide unos 6.600 metros, cuenta con 36 bunkers y el agua entra en juego en 16 hoyos. ¿Qué otra cosa tiene de particular?: se encuentra dentro de los terrenos de la Penitenciaría Estatal de Luisiana (en otros tiempos conocida como “La prisión más sangrienta de América”) siendo gerenciado por el Comité de empleados de la propia prisión.

En su página web reza que desde el tee del 1 se pueden contemplar unas vistas maravillosas de la única prisión de alta seguridad de Luisiana al elevarse unos 82 metros y que su recorrido es “desafiante”.

Los precios no se puede decir que sean caros, una ronda de 18 hoyos cuesta 10$ y una de 9, 5$. Pero también cuenta con algunos inconvenientes, al encontrarse en los terrenos de la Penitenciaría todos los jugadores deben proporcionar información personal (fecha de nacimiento, número de licencia de conducir, número de seguridad social, etc.) para una completa revisión de sus antecedentes antes de jugar y todo ello con 48 horas de antelación.

Los horarios de salida no son fijos ya que antes hay que verificar la personalidad. El juego puede ser suspendido en cualquier momento por razones de seguridad al igual que las reservas, que pueden ser canceladas. Además todas las personas que entran en la Penitenciaría Estatal de Luisiana deben consentir un registro de sus vehículos, pertenencias y/o personas, en cualquier momento, siempre por las mismas razones.

Por supuesto ni que decir tiene que los internos tienen prohibido el juego así como los familiares o personas que se encuentran dentro de las listas de visitantes de los propios reclusos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*