Advertisement
Advertisement

Ortiz-Patiño subastará su colección de golf, la mejor del mundo

27 febrero, 2012 | Redacción
0
Jaime Ortiz-Patiño posa junto a José Mari Olazábal con un lienzo detrás

Jaime Ortiz-Patiño posa junto a José Mari Olazábal con un lienzo detrás

   A la vejez…, lo subasto, debió cavilar Jaime Ortiz-Patiño (París, 1930) sobre el futuro de su maravillosa colección de objetos de golf. El octogenario empresario, ex presidente del Club de Valderrama, la saca a subasta en la londinense Christie’s el próximo 30 de mayo, según una información que recogen multitud de diarios ingleses.

    Estas fuentes indican que la puja total por los objetos podría superar los 2 millones de libras (2,3 millones de euros).

   Ortiz-Patiño ya subastó hace 20 años su colección de Platería Inglesa y Francesa, realizada por Sotheby en mayo de 1992. La subasta estableció el récord de 7.8 millones de dólares.

   El artículo más valioso de la colección de golf, considerada como la más importante del mundo de este tipo, es un cuadro del campo escocés de North Berwick pintado por John Lavery (década de 1920). Se espera que alcance los 350.000 euros.

   En cuanto a los palos, destaca el ‘putter’ Morris, del siglo XIX y usado por la legendaria pareja (padre-hijo) del Viejo Tom Morris y el Joven Tom Morris, que entre ellos ganaron ocho Open Británicos. El valor del ‘putter’ se estima en unos 82.000 euros.

Según Christie’s, el joven Morris fue el Tiger Woods de sus tiempos. Sigue considerado como el jugador más joven en haber ganado un ‘major’, a los 17 años y en 1868.

   En la colección también sobresalen palos de los siglos XVII y XVIII, en total unos veinte, así como una amplia gama de pelotas de golf “Featherie”, que comenzaron a reemplazar a las de madera a principios de 1600. Estas pelotas de piel de vaca y plumas de ganso eran tan caras que los jugadores las guardaban hasta seis meses. El precio de una unidad puede alcanzar en la subasta los 23.500 euros.

   Ortiz-Patiño es hijo de bolivianos y nieto de Simón Patiño, que fuera conocido como el “rey del estaño” en Bolivia y embajador de aquel país en la capital de Francia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*