Un jugador del Web.com salvó milagrosamente la vida en la masacre del 1-O en Las Vegas

5 octubre, 2017 | Redaccion
0

AJ McInerney, que se encontraba en el festival de música country al no haberse clasificado para las Finals de la división de plata del Golf estadounidense, vivió en primera persona la tragedia que se ha llevado, de momento, la vida de 59 personas

El golfista vivió la peor experiencia de su vida en una de las ciudades que le ha visto crecer. Foto: @GOLFdotcom

Cada día que pasa seguimos conociendo más y más datos sobre el horrible suceso acaecido en Las Vegas el pasado 1 de octubre, cuando un hombre se puso a disparar indiscriminadamente desde la planta 32 de un hotel a personas que asistían a un festival de música al aire libre cerca de un conocido casino de la ciudad del estado de Nevada. La desoladora estampa ha dejado, hasta el momento, 59 muertos y más de 527 heridos en el que ya es el ataque con armas más mortífero de la historia del país.

Una desgarradora historia que ha contado en las últimas horas con numerosos testigos, entre los que se encuentra AJ McInerney, actual jugador del Webcom, quien ha afirmado a multitud de medios la “tremenda suerte” de poder contar lo ocurrido después de encontrarse en medio del tiroteo. “Jake Owen había terminado su actuación y yo estaba junto a un grupo de otras 20 personas sacándonos fotos y pasando el rato”, le comentó el deportista al Global Golf Post.

Lo siguiente que recuerdo es que estaba en el escenario Jason Aldean, uno de mis artistas preferidos. Estaba en mitad de una de las canciones cuando nuestros amigos escucharon lo que parecían petardos, que provenían de la parte de detrás. Entonces alguien que se encontraba al lado nos dijo que no eran petardos y que todos se tiraran a tierra”, recordaba McInerney.

Fue entonces cuando el tirador comenzó a disparar seguido. Fue un minuto y después se detuvo. Agarré a mi novia y le dije que nos teníamos que ir de allí enseguida. Comenzamos a correr en la dirección opuesta al hotel”, comentaba apenado el jugador, que tuvo la desgracia de ver en su huida a numerosa gente herida por los disparos. “Vi recibir balazos a personas que estaban a mi izquierda y a mi derecha. Podía oír las balas golpear a la gente. No conozco lo que es una zona de guerra, pero sentí como si estuvieran cazando patos”, sentenció.

Una tragedia inenarrable de la que puede dar gracias por haber salido con vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*