Advertisement
Advertisement
Torneo de Golf Diputación de Alicante

Reglas absurdas: Una joven jugadora gana una copa, pero le impiden llevársela por ser chica

27 octubre, 2017 | Redaccion
0

La MIAA -la asociación estadounidense encargada de coordinar todas las competiciones de los eventos de esta categoría- establece que ninguna jugadora puede conseguir la copa en el terreno individual al competir en una competición de chicos

La jugadora declinó la invitación del campeón para llevarse el trofeo a casa tras el torneo. Foto: @Bostondotcom

Parece mentira que en pleno siglo XXI puedan seguir ocurriendo cosas como estas, más todavía cuando los implicados son jóvenes. Son de esas reglas que deberían cambiarse a la de ya si se quiere seguir persiguiendo una igualdad que, a todas luces, todavía se encuentra lejana en muchos aspectos. Y esta no es más que la punta del iceberg. Hablamos de Emily Nash, una estudiante estadounidense de secundaria a la que han privado hace unas horas de recibir un trofeo que se había ganado con todo merecimiento por ser la campeona de un torneo. ¿La razón? Ser chica y estar compitiendo en un torneo masculino.

Tercera división de Golf en el Blissful Meadows de Massachusetts. Nash termina su vuelta entregando un fantástico 75, un tres sobre par que le permitía llevar a su equipo a la victoria y que individualmente la colocaba como justa campeona del torneo. Sin embargo, todo lo que debería haber sido una jornada normal con una entrega de premios como se hace habitualmente terminó en desconcierto, decepción y en un disgusto para nuestra protagonista.

Y es que a tenor de una absurda regla de la MIAA -la asociación encargada de coordinar todas las competiciones de los eventos de esta categoría- a Nash le permitieron que sus puntos contaran en el global de su equipo, pero no así en el plano individual. Esto significó que el trofeo fue entregado al primer jugador masculino, que finalizó con 79 impactos -cuatro más que los efectuados por ella-.

Hasta después de terminar la ronda no supe que hiciera lo que hiciera no podía conseguir la copa”, relató al Telegram. “Me decepcionó, pero entiendo que hay reglas establecidas. No creo que nadie esperara que esto sucediera, así que nadie sabía cómo reaccionar. Ninguno de nosotros está enfadado con la MIAA. La palabra es decepción”, sentenció la jugadora.

Quienes sí que se han mostrado descontentos han sido un buen grupo de profesionales, que al hacerse eco de la noticia han utilizado sus redes sociales como altavoz para dar a conocer una situación injusta. Es el caso de Annika Sörenstam, Brittany Lincicome o Steve Elkington, que han mostrado su apoyo a la joven en esta causa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*