El telearbitraje, el trato desigual y cómo perder un Major. La polémica entre Thompson y el espectador

3 abril, 2017 | Redaccion
4

La cara es el espejo del alma y la norteamericana salió muy tocada de Rancho Mirage. Foto: @ESPN

Será una broma, ¿verdad? Me parece increíble”. Con estas palabras la norteamericana Lexi Thompson rompía a llorar antes de subirse al tee del hoyo 13 el domingo. La jugadora de 22 años estaba líder, confiada y segura de sus posibilidades para hacerse con el ANA Inspiration. Acababa de cometer un bogey, su primero del día, pero su vuelta hacía creer que podía mantenerse arriba. Fue entonces cuando un árbitro se acercó a la estadounidense y le comentó lo que nadie se esperaba en esos momentos.

Tiene cuatro golpes de penalidad por lo ocurrido el sábado en el hoyo 17. Dos por jugar la bola desde donde no debía tras reponerla erróneamente en el green y otros dos por, consecuentemente, firmar con otros números la tarjeta”, le comunicó el árbitro. Su cara era todo un poema. Las lágrimas comenzaron a recorrer su cara cuando tomó el driver para salir en el 13. La posibilidad de victoria, que parecía tan cercana, se diluyó como un azucarillo por esta decisión.

Aun así, Thompson se recompuso y, tras un birdie increíble en el mismo 13, empataba con la entonces nueva cabeza de la tabla, algo que siguió haciendo con otro más en el 18 para salir al PlayOff ante la surcoreana So Yeon Ryu. El final lo conocemos ya pero, ¿cómo se dio lugar a esto? ¿Cómo es que se esperaran casi 24 horas a tener una resolución? Asuntos de telearbitraje, que dirían algunos –ahora cuando se ha instalado la polémica en el fútbol con el famoso VAR-.

Seguro que recuerdan la situación vivida con Tiger Woods en el año 2013 en Augusta, cuando un espectador llamó para comunicar el dropaje incorrecto del californiano en el 15 y, tras mucho estudiarlo, le aplicaron la 33-7 y la sanción de dos golpes de penalidad. Pues en Rancho Mirage sucedió algo muy parecido. Un espectador anónimo llamó para comunicar que tenía dudas sobre lo visto en el 17 del sábado. Y es que, según sus palabras, Lexi Thompson había repuesto la bola en el green desde una posición que no se ajustaba a la que tenía momentos antes.

A partir de aquí se puso la maquinaria en marcha. Unos cuantos visionados y, efectivamente, los árbitros notaron enseguida el error. ¿Qué sucede entonces? Que con Tiger se hizo la vista gorda en cuanto al aspecto de firmar mal la tarjeta –que en ese momento se trataba de descalificación- por cómo había sucedido todo,  mientras que a la norteamericana sí se le aplicó el reglamento y los dos golpes de penalidad con los que se castiga ahora.

Hasta el propio Tiger escribió en su perfil de Twitter para recalcar que “los espectadores no pueden ser árbitros”. Pero el daño moral ya estaba hecho. La justicia, ese ente tan caprichoso, no conoció de amigos el domingo. Thompson falló un putt de eagle en el 18 por solo unos milímetros para hacerse con la victoria y, tras el birdie, el PlayOff dictó sentencia. Ryu se llevó el segundo Major de su carrera en un torneo que pasará al recuerdo por el de la polémica entre Thompson y el teleespectador anónimo.

4 Comments

  1. Pingback: So Yeon Ryu se impone a Thompson en el PlayOff con gran polémica y se hace con el ANA Inspiration OpenGolf.es

  2. Rosenthal Ricardo says:

    Considero muy injusto lo sucedido, pues en primera instancia se le debió informar de su incorrección el día sábado y no 24 hs. después y en pleno juego.Lo lógico es no aplicarle los dos tantos de multa por haber firmado la tarjeta; pues si ella se hubiese enterado de su incorrección al marcar la bola, el mismo día, hubiese corregido la tarjeta antes de firmarla. No estoy de acuerdo en que el público pueda actuar de árbitro y menos que se acepte aplicar una multa 24hs. después de una denuncia de una incorrección muy probablemente ignorada por la jugadora.

  3. Pingback: Thompson zanja la polémica y elogia al público: “No hay palabras para describir lo que hicisteis por mí” OpenGolf.es

  4. Manu says:

    ¿Y por qué los incompetentes no le informaron del problema ANTES de que siga jugando? ¿Hacía falta dejarla con la ilusión todo ese tiempo? Y con respecto al espectador que dio el chivatazo, debería estar prohibido que se metan si los propios que controlan el desarrollo del juego no advierten irregularidades. Una injusticia brutal.
    Lo peor de todo esto es la enorme impotencia que genera, ya que obviamente a menos que filtren el dato, ese payaso permanecerá anónimo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*