Advertisement
Advertisement

Banner superior Cabecera

Fallece a los 36 años el australiano Jarrod Lyle, el jugador de la eterna sonrisa, víctima de la leucemia

9 agosto, 2018 | Redaccion
3

En un emotivo comunicado transmitido por el PGA Tour, el comisionado Jay Monahan dio la noticia a los medios de comunicación destacando el coraje y la valentía demostrada por el deportista en una vida marcada por la batalla contra esta enfermedad

El aussie nunca le perdió la cara a la vida pese a las continuas dificultades. Foto: @GolfSimplemente

Triste noticia la que nos deja la previa del PGA Championship, que arranca en solo unas horas. Y es que en la madrugada de miércoles a jueves en España se ha marchado Jarrod Lyle, el jugador de la eterna sonrisa. Un golfista único que, más allá de sus cualidades sobre el campo de juego, cambió el modo en el que la gente miraba a una terrible enfermedad como la leucemia. Jarrod la venció hasta en dos ocasiones, poniéndole coraje y energía, pero esta tercera entrega fue demasiado para el australiano. 

Mi corazón se rompe mientras escribo este mensaje”, anunciaba su mujer, Briony, el martes de la semana pasada a través de la página del jugador en las redes sociales. “Jarrod ha tomado la decisión de suspender el tratamiento activo y comenzar los cuidados paliativos. Él ha dado todo lo que ha podido dar y su pobre cuerpo no puede soportarlo más. En los próximos días lo llevaremos más cerca de casa”, comentaba. 

Unas palabras que tuvieron su eco en el pasado Bridgestone Invitational, con todos los jugadores que participaron en el evento portando un lazo amarillo en sus gorras en señal de respeto y recuerdo a uno de los jugadores más queridos en el PGA Tour. Precisamente, ha sido la asociación que dirige Jay Monahan quien ha transmitido la noticia a través de un emotivo comunicado firmado por el propio comisionado.

Estamos desconsolados al enterarnos del fallecimiento de Jarrod Lyle. Jarrod fue una verdadera inspiración en la forma en que se enfrentó al cáncer con una actitud persistentemente positiva y se comportó con una dignidad y coraje fuera de toda duda a través del tiempo en el que sufrió esta implacable enfermedad. A pesar de enfrentarse a la adversidad, Jarrod mantuvo su pasión por el Golf y continuó su carrera, podiendo disfrutarle tanto en el PGA como en el Web. Estoy convencido de que la fuerza y la perseverancia de Jarrod se pueden atribuir en gran medida al amor y a la devoción por su familia, así como al apoyo de muchos amigos, incluidos sus colegas de profesión. 

Toda la familia del PGA Tour ofrecemos nuestras sinceras condolencias a la esposa de Jarrod, Briony, y a sus hijas Lusi y Jemma. Os prometemos que Jarrod nunca será olvidado; continuaremos honrando su vida y su legado y eso incluye ayudar y apoyar las necesidades de su familia en los meses y años venideros”.