Advertisement
Advertisement

Banner superior Cabecera

Justin Thomas vence… y convence. El de Louisville se muestra intratable y consigue el PGA Champ.

14 agosto, 2017 | Redaccion
0

El joven golfista norteamericano se impone en el último Major de la temporada después de haber aguantado las embestidas de Matsuyama y de dar una exhibición con el putter en los 18 hoyos finales

El estadounidense conquista su primer Grande y su 4º título en los últimos diez meses. Foto: @PGATour

Le ha costado sangre, sudor y lágrimas, pero ya la tiene en casa. Justin Thomas (68 golpes, -8) ha conseguido salir victorioso de una de las jornadas más igualadas de los últimos tiempos en un gran torneo. El estadounidense no empezó todo lo bien que hubiese deseado la jornada en la que partía con dos golpes de desventaja respecto a Kisner, pero ha podido desenvolverse a las mil maravillas por los greenes de Quail Hollow para disponer de una ventaja que a la postre ha resultado definitiva.

Y eso que en su primer hoyo sacó a relucir unas carencias que le costaron un bogey. Visitó hasta en tres ocasiones los bunkers antes de embocar un gran putt desde cuatro metros para descartar el doblebogey. Un fallo que arregló poco después con el birdie del 2 merced a otro purito desde los cinco metros. Un dominio en el juego corto al que, sin embargo, no pudo dar continuidad en el 3, de donde salió con otro bogey. +1 en el día para el deportista de 24 años y Thomas que emprendía un viaje que todo apuntaba a una montaña rusa de emociones. Pero no. Su juego se calmó y esto le vino de perlas.

Los birdies en el 7, el 9, el 10, el 13 y, sobre todo, el birdie en el par 3 del 17 en plena Milla Verde –un placer para la vista de principio a fin- le colocaron con una ventaja insalvable para sus rivales quienes, a pesar de agolparse en la cabeza durante parte de la jornada, fueron cayendo poco a poco con el paso de los minutos. Ni siquiera Hideki Matsuyama (72 golpes, -5), su compañero de partido, fue capaz de aguantarle el ritmo.

El nipón, líder en solitario durante algunos hoyos, se vio sobrepasado por los acontecimientos y no dispuso del control del putter, lo que le acabó relegando a la quinta plaza, a un impacto de Francesco Molinari (67 golpes, -6), Patrick Reed (67 golpes, -6) y Louis Oosthuizen (70 golpes, -6), brillantes subcampeones del evento.

Jon Rahm (75 golpes, -7), único español que sobrevivió al campo, no tuvo la despedida deseada en Charlotte y se marchó de los últimos 18 hoyos sin conseguir ni un solo birdie que, con los cuatro bogeys cosechados, provocó que se deslizara hasta el T58 y permitió que JT le arrebatara su sexta posición en el ranking mundial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*