Mucho golf, poco señorío. Las gradas del Team USA la tomaron con Rory, Sergio y Thomas Pieters

3 octubre, 2016 | Redaccion
0
El belga sufrió en sus carnes la hostilidades y la falta de respeto de algunos individuos. Foto: @GolfChannel

El belga sufrió en sus carnes las hostilidades y la falta de respeto de algunos individuos. Foto: @GolfChannel

Está claro que la Ryder Cup transforma a las masas. Ningún evento en el mundo del golf tiene más seguidores que este campeonato y eso hace que se viva de forma “especial”. Y sí, lo entrecomillamos porque una cosa es que las gradas se llenen con los colores de tu equipo, que vitoreen  tus golpes y te lleven en volandas hacia la victoria y otra muy distinta es que basándose en la falsa regla del “todo está permitido” se descalifique, falte e incluso se insulte a los jugadores. Y de esto último tuvimos de sobra en los últimos días.

¿Cómo si no Rory McIlroy va a celebrar un putt girándose a las gradas pronunciando en alto un “no puedo escucharos ahora”, el jovencísimo Thomas Pieters mande callar a los aficionados norteamericanos o el propio Sergio desafíe a la multitud? Y es que durante todos estos días, los golfistas europeos han tenido que sufrir gritos de toda clase, siendo especialmente el centro de las iras el norirlandés y el español, dos de los pesos pesados del viejo continente.

Es por esto que durante algunos momentos pudimos ver algunas imágenes tensas, como cuando Rory McIlroy pidió que se desalojara a unos aficionados que la habían tomado con él durante más tiempo de la cuenta. “Cuando voy al tee del 1 les veo con la cerveza, y cuando termino la ronda siguen bebiendo. Son cosas que pasan”, bromeó el actual número tres del mundo en la rueda de prensa posterior. El castellonense también se lo tomó con filosofía, pero no se quiso ir de Minnesota sin dejar el último regalo para los estadounidenses –que desde lo sucedido hace años con Tiger no le guardan especial cariño-.

Desde luego que me ha quedado claro que no he ganado ningún Major, pero he ganado cinco Ryder y no las cambiaría por nada del mundo”. Zasca en Chaska. Además, con los dos puntos obtenidos, el de Borriol alcanza la cifra de 22 y empata con los logrados por Seve Ballesteros, quedándose a tan solo dos y medio de los históricos 24,5 puntos conseguidos por Nick Faldo. Motivos y trayectoria tiene para pasar de sus detractores.

2016-banner-600x61-ok

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*