Jarra de Clarete para Els, jarro de agua fría para Scott en el Open Británico

22 Julio, 2012 | Redacción
0

Ernie Els (dcha.) consuela a Adam Scott en el Open Británico

Dos protagonistas tuvo el desenlace del Open Británico: uno feliz, Ernie Els (42 años), y otro frustrado, Adam Scott. El sudafricano ganó de rebote su segunda Jarra de Clarete y cuarto Grande de su carrera tras firmar 68 golpes (-2). El australiano, de 32 años, hizo sendos ‘bogeys’ en los últimos cuatro hoyos y tiró el título de forma calamitosa.

Els, en su empeño por no desfallecer, dio una lección de golf en Royal Lytham viniendo desde atrás, a seis golpes en el inicio sobre Scott, quien con cuatro de renta sobre McDowell y Snedeker, y cinco sobre Tiger Woods, comenzó firme lo que al final fue su calvario.

Tiger se desinfló pronto, en el hoyo 6, con un triple ‘bogey’. McDowell no paró de sumar ‘bogeys’ a su tarjeta y Snedeker encadenó dos dobles ‘bogeys’ entre los hoyos 7 y 8. Los rivales, pues, se borraron, y Scott caminaba sólido. El guión parecía escrito y el panorama despejado para el golfista ‘aussie’, que buscaba su primer título de Grand Slam.

La sonrisa se borró de la cara de Scott con el primero de sus ‘bogeys’ fatídicos, en el hoyo 15. Después el error en el 16 y otro más en el 17 contrastaba con el remate de Els: un ‘birdie’ en el 18 y una atronadora ovación para el aspirante.

Scott tenía que conseguir un ‘birdie’ en el 18 para levantar la Jarra de Clarete, o el par para alcanzar el desempate a 4 hoyos con el veterano sudafricano. Lo peor sería un ‘bogey’.

Adam Scott se plantó en el ‘green’ del 18 de tres golpes y enfrentado con un ‘putt’ de 2,5 metros para salir a la muerte súbita. Ese golpe corto con su ‘putt’ escoba no entró, y el jarro fue de agua helada. Tardará Scott en levantarse de esta.

Ernie Els, el hombre que logró permanecer de forma consecutiva 788 semanas en el ‘top-10’ del ránking mundial, se llevó el triunfo ante el asombro de los casi 40.000 espectadores que poblaron Royal Lytham, y ante el cabreo de Scott con su ‘caddie’, Steve Williams, el que fuera durante trece años lugarteniente de Tiger Woods.

Woods, pese a sus 73 golpes (+3) del domingo, concluyó en la tercera plaza igualado con su compatriota Brandt Snedeker, y el golf español saludó el noveno puesto de Miguel Ángel Jiménez, gracias a sus súper 67 (-3) de final de torneo.

VER LA CLASIFICACION DEL BRITISH OPEN 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*