The Open

OpenGolf en el MASTERS – Capít. II: Piernas, cabeza… ¡y a por Augusta!

3 Abril, 2012 | Redacción
0

Pascual Jiménez en los pares 3 de Augusta ante la mirada de Jiménez y Olazábal (izqda.)

  Pascual Jiménez lleva un mes en el que no para de pensar y soñar con el Augusta National. Él ha estado ya varias veces en el Masters, aunque como espectador. Nunca como ‘caddie’, aunque ya le llevó hace cuatro años (2008) a Miguel Ángel Jiménez la mini bolsa en el torneo del miércoles por la tarde de los pares 3.

   “Es una experiencia inolvidable. Los pares 3 de Augusta son muy bonitos. Yo lo llamo el ‘Rincón de Jurasic Park’, porque parece que hayas retrocedido hasta aquella época cuando entras en el recorrido”, comenta Pascual, quien recuerda aún la tensión de su cuerpo y sus manos sobre el ‘grip’ cuando le dejaron ejecutar un golpe, el preceptivo que se concede a todos los ayudantes.

   Pero el Augusta National, hay que señalar, se parece muy poco a la fiesta casi familiar que se organiza en los citados pares 3, aunque arrastre una leyenda temible: ninguno de sus campeones ganó jamás el domingo el Masters.

   La profecía asusta, pero más aún el significado y las dificultades de los 18 hoyos colindantes. El golfista exprime allí al máximo su sabiduría, y los ‘caddies’ parecen perros de presa perfectamente entrenados: “ojos bien abiertos, mediciones con pasos firmes, oídos finos, tacto para rozarse con la brisa, lecturas sin titubeos en los ’greens’… El examen es rotundo, inapelable, sin margen para el error. Un campeón de Augusta no lo será jamás sin un buen ‘caddie’ a su lado.

1996 De izqda. a dcha. Pascual Jiménez, Miguel Ángel Jiménez y José María Buendia en Riopar en el nacimiento del Rio Mundo

La forma física

   Pascual sabe todo eso, y más. Sus charlas con Miguel Ángel sobre Augusta han sido de las de sobremesa larga y pausada. Pero también es consciente de que lo primero de todo, antes de pisar Augusta, es llegar a la puerta principal en la Washington Road en plena forma.

    El alicantino está en una forma física aceptable. Sin embargo, el reto asumido de llevar la bolsa a Miguel Ángel Jiménez en Augusta le ha puesto en alerta. A Pascual le gusta cumplir, incluso por encima de las expectativas, y la primera obligación de todo ‘caddie’ que se precie es soportar el transporte al hombro de un “bolsón” repleto de palos, bolas, toallas, chubasquero, agua, alimentos, cartera, llaves, gorras, móviles y, cómo no, la purera y el encendedor del ‘jefe’.

   Pascual lleva semanas entrenándose a conciencia. “Hace dos semanas que me eché la bolsa al hombro, con todo lo que en ella debo de llevar, más bolas, una botella de litro y medio de agua, etc. Aproximadamente son entre 20 y 25 kilos lo que tenemos que soportar”, explica.

   Y así un día y otro. Bolsa al hombro, caminando por el campo en el que trabaja como profesional en Alicante, porque Augusta tiene muchas cuestas y algún que otro tiro ciego. Si la suerte acompaña, serán cuatro días consecutivos con calor, madrugones y muchas horas en el campo si se suman las de práctica antes y después de la ronda de golf.

   La ilusión de Pascual, de 48 años, está en sus niveles más altos. Aunque admite que el ‘summum’ sería jugar Augusta. “Después de hacer de ‘caddie’ en el Masters de Augusta solamente una cosa más me haría ilusión, poder jugarlo”.

 Pascual conoce bien a Miguel Ángel

Pascual ya le hizo de ‘caddie a Miguel Ángel hace 8 ó 10 años, una semana completa en un Open en Tenerife. “Quedamos entre los veinte primeros”, apunta. También le ayudó un domingo en El Saler (Valencia), en la última ronda del torneo. Miguel Ángel le dijo a su entonces ‘caddie’ que se tomara el día libre, y le pasó la bolsa a Pascual Jiménez.

Sobre el Augusta National, Pascual también lo tiene claro: “El jugador de altísimo nivel que lo juega por primera vez no suele enterarse de los ‘greenes’. Son dificilísimos. Tú estás viendo la caída, sabes hacia dónde va a ir la bola, pero lo que no sabes es cuándo parará. Para ver todo eso es imprescindible haberlos jugado antes, para que todo coincida con la realidad. Incluso, tienes que saber por dónde puedes fallar el ‘green’, procurando ‘patear’ siempre cuesta arriba ya que si lo haces cuesta abajo estás muerto”.

   Lo primero que hará Pascual nada más llegar el lunes al campo será pisar los ‘greenes’. “Ahora mismo lo pienso y no me veo capaz. Pero todo será diferente una vez que estemos en el campo”, asegura.

(continuará…)

Próximo capítulo: “Sé cuál es el secreto de Miguel Ángel Jiménez”

Ver Capítulo I: Cogido por sorpresa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*