Cuando la amistad va más allá del trabajo. Walker y Sanders escriben otra página dorada en Baltusrol

1 agosto, 2016 | Redaccion
0
El golfista y el caddie compartan mucho más que una relación laboral. Foto: @PGAChampionship

El golfista y el caddie compartan mucho más que una simple relación laboral. Foto: @PGAChampionship

Todo gran final viene precedido de un gran comienzo. Casualidades de la vida, el gran comienzo del flamante vencedor del US PGA Championship, Jimmy Walker, comenzó a fraguarse hace ahora 16 años en el mismo escenario que le ha visto consagrarse: el Baltusrol GC de Springfield (Nueva Jersey). Con apenas 21 veranos a sus espaldas, el golfista natural de Oklahoma irrumpía entre los amateurs del mundo como uno de los jóvenes más prometedores de su generación en el US Open Amateur. Y allí es donde conoció a Andy Sanders, su caddie, y por aquel entonces otra de las grandes promesas del golf norteamericano.

Puedo recordar todavía lo que me sobrevoló la cabeza cuando vi por primera vez a Andy”, comentó el propio Walker en la ceremonia de entrega del trofeo. “Wow, ese es Andy Sanders, de Houston. Es terriblemente bueno. Y años después el propio Andy me confesó que pensó lo mismo de mí: Wow, ese es Jimmy Walker, de Oklahoma, le pega muy lejos”, explicó entre risas.  Una amistad había nacido en ese momento, una relación que se transformó en profesional cuando en un torneo del Nationwide Tour Sanders sintió que perdía visión en uno de sus ojos.

Me detectaron esclerosis múltiple. Mi carrera como jugador terminó en ese momento. Pero no fue por la propia enfermedad, sino por la medicina. La medicación me hizo entrar en depresión día y noche, me daba vértigo y perdía el equilibrio con facilidad. Fue mi final como golfista”, afirmó en una ocasión Sanders a Ted Bishop para la web One Shot At A Time.

En lugar de abandonar el campo por completo, el amor que le profesaba al juego le hizo comenzar una carrera como caddie, hasta que terminó por coger la bolsa de su amigo Jimmy en 2008. “Es parte de la familia”, comenta Erin, la esposa de Walker, que actuó de celestina entre el caddie y una amiga suya hasta el punto de seguir casados a día de hoy.

Hemos estado mucho tiempo juntos y ganar nuestro  sexto evento, el primer Grande entre ellos, es simplemente genial”, continuó el jugador. “Habíamos hablado de esto. Habíamos hablado de salir aquí y contar esta historia. Es muy especial para los dos”, concluyó.

US PGA Banner 600x61 Cabecera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*