Advertisement
Advertisement

Banner superior Cabecera

Conozca la enigmática y desconocida historia del hoyo 19 del Augusta National, un par 3 de 81 m.

1 abril, 2018 | Redacción
0
Plano del Augusta National con el hoyo 19. Foto: Masters.com

Plano del Augusta National con el hoyo 19. Foto: Masters.com

Pese a que se ha hablado mucho acerca todo lo relacionado con el Masters de Augusta, todavía seguimos sorprendiéndonos con algunos datos que salen a la luz referidos al emblemático torneo estadounidense. Si hace unos días era la Chaqueta Verde el centro de nuestra atención, hoy vamos a poner el foco en el propio campo y en el diseño llevado a cabo por Alister MacKenzie.

Desconocido por muchos, el Augusta National Golf Club tuvo en un primer momento un hoyo 19. Un quinto par 3 de 90 yardas (81 metros) que, a diferencia de otros hoyos que recibían el nombre de acuerdo con la belleza del entorno –Yellow Jasmine o Golden Bell dan buena cuenta de ello-, sería denominado Doble o se Cierra, la variación británica del doble o nada.

Este nombre le venía como anillo al dedo al agujero, porque encajaba a la perfección con el propósito del mismo: ofrecer una última oportunidad para que los jugadores hicieran una apuesta intentando recuperar las pérdidas sufridas durante los anteriores 18.

En su diseño original, este último hoyo estaba colocado de tal manera para obtener una resolución fácil del mismo: “Estrecho en el extremo donde normalmente se coloca la bandera, pero ancho en el otro a fin de dar una ruta segura al jugador que no tiene el valor o la habilidad para golpear directamente hacia la bandera”, era la descripción dada por el propio MacKenzie.

La salida estaba a solo unos pasos del hoyo 18 original –ahora 9, después del rediseño de 1935–, en el camino que lleva hacia el Club. Entre los historiadores, existen opiniones enfrentadas en cuanto a si el agujero fue alguna vez completado y utilizado.

En El Augusta National Golf Club: la obra maestra de Alister MacKenzie, su autor Stan Byrdy hace referencia a un artículo de 1933 publicado en el Augusta Chronicle en el que se habla de que en enero de ese mismo año se pudo disputar durante cinco días el hoyo 19. La misma publicación llega a comentar que al año siguiente el green de este agujero se utilizaría como campo de prácticas en el Augusta National Invitation Tournament.

MacKenzie llegó a afirmar que era consciente de solo otros dos campos de golf con un hoyo 19: Knollwood en Nueva York y Tam-O-Shanter en los suburbios de Detroit. Sin embargo, a pesar del apoyo del cofundador Clifford Roberts, la idea fue finalmente abandonada por “razones desconocidas”, de acuerdo con los archivos del Augusta National.

Se cree que había cierta preocupación porque el Doble o se Cierra podía obstruir la vista desde el Club de los que juegan en el green del hoyo 18. Otro misterio más para un campo ya de por sí enigmático.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*