Masters Augusta

El presidente de la Fed. Brasileña responde a los ataques a Marapendi: “Nunca lo dejaremos morir”

1 Diciembre, 2016 | Redaccion
0
El directivo sudamericano ha reconocido que seguirán trabajando en pos del golf y del beneficio general. Foto: @EuropeanTour

El directivo ha reconocido que seguirán trabajando en pos del golf y del interés general. Foto: @EuropeanTour

La noticia sobre el abandono al que está siendo sometido el Campo Olímpico de Marapendi en los últimos dos meses no ha pasado desapercibida para nadie. Como recordarán, la empresa Progolf denunció que la Confederación Brasileña de Golf les había dejado de abonar los dos últimos pagos en concepto de mantenimiento del campo y las instalaciones –unos 164.000 dólares en total-, lo que iba a suponer en las próximas semanas un deterioro notable de la hierba y de sus cuidados greenes. Tal es el impacto que causaron estas informaciones que el propio comité carioca sea visto obligado a emitir un comunicado en el que expresan su deseo de potenciar el complejo para que, en un futuro, sea la referencia de este deporte en todo el país.

A través de una carta enviada a nuestros compañeros de Golf Channel,  el presidente de la Confederación Brasileña de Golf Paulo Pacheco ha transmitido la importancia del Campo Olímpico en el futuro de este deporte en el país sudamericano y ha negado rotundamente que, pese a las dificultades económicas, se hayan rendido en su intento por buscar una vía de futuro para el complejo. “El Campo Olímpico es parte del legado de los Juegos Olímpicos. Sabemos de las dificultades de aplicación de los proyectos deportivos en tiempos de crisis, pero desde esta organización nunca hemos dejado de buscar soluciones para hacer de esta instalación un ejemplo para Brasil y para el mundo”, comentó.

Según Pacheco, el gran problema al que se han enfrentado en Marapendi desde la conclusión de los pasados Juegos Olímpicos es la “falta de infraestructura”, lo que ha provocado que el público internacional no se haya animado todavía a pisar su hierba. Con los accesos cogidos entre alfileres y con las comodidades propias de un campo de golf brillando por su ausencia –por no haber no hay ni tienda- haría falta un empujón definitivo para que todo arranque de una vez. “Estamos descorazonados por las noticias aparecidas en los medios en relación al estado del campo y solo deseamos que la Confederación, Río 2016 y la propia ciudad podamos trabajar juntas para encontrar soluciones a corto y largo plazo”, sentenció el directivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*