Ian Poulter se corona en Finca Cortesín

22 mayo, 2011 | Redacción
0

Ian Poulter campeón foto Volvo in Golf

“Seve, Seve, Seve, Seve, Seve, mi nombre junto al suyo”. Las primeras palabras de Ian Poulter con el trofeo de campeón en la mano, han sido para honrar la memoria del genio cántabro, cinco veces ganador de este torneo. Poulter se ha ganado a pulso ese lugar junto a su ídolo, derrotando en un durísimo partido al número dos del mundo, Luke Donald.

Los dos ingleses han protagonizado una reñida final en la que Donald no ha estado fino en los greenes, donde ha perdido golpes cruciales. Poulter había prometido a su hijo dar el 100% para regalarle el título de campeón por su séptimo cumpleaños y así ha sido. La familia Poulter tiene mucho que celebrar esta tarde.

Con esta victoria, la undécima en el Circuito Europeo y décimo cuarta internacional, Poulter se mete entre los 15 mejores del mundo y se convierte en el primer jugador en ganar el WGC-Accenture Match Play Championship (2010) y el Volvo World Match Play Championship. No es casualidad, el inglés, peleón donde los haya, es un gran especialista en esta modalidad en la que jamás se da por vencido. Todos los partidos –salvo la final- los ha ganado esta semana en el 18 o en play-off.

Donald se adelantó en el 3 por un error de Poulter, pero falló en los hoyos 4 y 5, en los que Poulter hizo dos birdies consecutivos para ponerse por delante. En el seis, Donald volvió a equilibrar el partido con un birdie y en el 8 volvió a tomar el mando por un error de Poulter.

En el 9, es Donald el que falla. Poulter se anota el hoyo con un par y el partido llega a la segunda vuelta empatado. En el 10, es Donald el que se anota el hoyo con el par para ponerse otra vez en cabeza. Los dos empatan el 11 con birdie y en el 12 Ian Poulter emboca un increíble putt de unos 15 metros para ganar el hoyo y meter presión a su rival. Poulter se anima y en el 14 consigue otro acierto con un excelente approach. Uno arriba.

El 15 fue decisivo para decidir la final. Luke Donald dispuso de dos putts cuesta abajo para ganar el hoyo, pero no consiguió embocarlos. Estos tres putts fueron un balón de oxígeno para Poulter que en el siguiente hoyo firmó otro gran birdie para colocarse dos arriba y dos hoyos por jugar. Donald necesitaba el birdie en el 17, par 3, pero no logró acercarse a la bandera.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*