Andy McFee, jefe de árbitros, explica la penalización de Tiger Woods

21 Enero, 2013 | Redacción
0
Andy McFee. AP

Andy McFee. AP

La penalización a Tiger Woods se produjo por la infracción de la regla 25/2. Esta es la explicación de Andy McFee, jefe de los árbitros del Tour europeo:

“Tiger empujó su salida del 5 hacia la derecha y la bola se metió entre la maleza. Cuando llegó a su bola llamó a Martin Kaymer y le dijo: ‘Mira, está empotrada’.

“Martin fue a verla y le confirmó que estaba clavada. Tiger aplicó la regla de la bola empotrada, ‘dropó’ y siguió jugando. No hubo ningún árbitro presente, pero unos espectadores preguntaron por qué había dropado”.

“Cuando fuimos a inspeccionar la zona nos dimos cuenta de que la regla de la bola empotrada no podía aplicarse en ese sitio”.

“Aunque la regla general de la bola empotrada se aplica únicamente a la hierba segada al ras, los principales circuitos del mundo tienen una regla local que amplía esta regla a todo el recorrido, es decir todo el campo menos los obstáculos. Pero especifica claramente ‘excepto en arena’.

“Así que nunca hay alivo para una bola empotrada en arena, se considera simplemente como mal colocada y hay que jugarla como esté”.

“Por desgracia esa zona, aunque tiene vegetación superficial, es pura arena. Cuando lo comprobamos, comprendí que había un problema, así que fui a ver a Tiger al 11 para informarle de la posible penalidad. Quería que lo supiera porque podía afectar a su estrategia de juego”.

“Yo no podía dar la penalización por segura porque solo había visto la zona, no el punto concreto donde se clavó la bola, y pensé que Tiger querría ir a enseñármelo”.

“Al entregar la tarjeta le propuse ir a ver el lugar donde estaba la bola, pero me contestó: ‘Si esa es la regla, me basta con su palabra'”.

“Esto no ha salido a la luz por las cámaras de televisión sino por unos espectadores que le preguntaron a un árbitro que pasaba por qué había dropado Tiger. Tenían simplemente curiosidad, no creo que sospecharan las consecuencias de su pregunta. El árbitro les dijo que sería probablemente por una bola empotrada, pero cuando fue a mirar la zona pensó: ‘Yo no le habría autorizado a dropar’

“Entonces fue cuando me llamó, fui a ver el sitio y no había ninguna duda de que esa bola tenía que estar empotrada en arena.”

Fuente: European Tour

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*