The Open

C.-Bello se queda a las puertas del podio del The PLAYERS tras un final antológico. Venció Si Woo Kim

15 Mayo, 2017 | Redaccion
0

El grancanario levantó al público de sus asientos después  del histórico albatros del 16 y finaliza a cuatro golpes del surcoreano, quien logra su segunda victoria en el PGA. García, T30

El jugador asiático soportó mejor la presión para sumar su 2º título en el circuito. Foto: @PGATour

Enorme y muy meritoria cuarta posición de Rafa Cabrera-Bello (70 golpe, -6) en un The PLAYERS que ha tenido la capacidad de sacar de la zona alta a los grandes favoritos al torneo y que nos ha dejado un Top 10 lejos de los grandes nombres que estamos acostumbrados a escuchar en los últimos tiempos.

Así, los  Dustin Johnson (68 golpes, -2), Rory McIlroy (75 golpes, +2) o el mismísimo Jordan Spieth, que ni siquiera fue capaz de superar el corte, se convirtieron en el segundo plato de los grandes invitados el domingo en el TPC Sawgrass. Y entre ellos se encontraba el golfista grancanario, que pese a no comenzar muy acertado la jornada –antes de salir al tee del 16 su balance del día había sido un birdie tempranero y tres bogeys- dejó su impronta con un golpe antológico que ya forma parte de la historia del quinto Grande.

En el par 5 del 16, el jugador español fue capaz en su golpe de approach de introducir la bola en el agujero desde una distancia de 165 metros para convertirse en el primero de la historia en  conseguir un albatros en esta bandera. En un abrir y cerrar de ojos, el isleño le dio la vuelta a la tarjeta, un idilio que siguió en el icónico 17, donde sumó el birdie después de que su bola se quedara a poco más de metro y medio del Hoyo en Uno, y en el 18, donde salvó un par milagroso después de irse al agua en la salida.

Por desgracia, este arreón final resultó insuficiente. Rafa Cabrera-Bello finalizó en el T4, empatado con el estadounidense Kyle Stanley (75 golpes, -6), a un impacto de Louis Oosthuizen (73 golpes, -7) y un resucitado Ian Poulter (71 golpes, -7) y a cuatro del surcoreano Si Woo Kim (69 golpes, -10), que a sus 21 años suma la segunda victoria a su casillero después del triunfo en el Wyndham del pasado mes de agosto.

El deportista asiático fue quien mejor aguantó la presión y con una ronda en la que firmó tres birdies y no cometió ni un solo error da la razón a quienes le catalogaron con 17 años –momento en que consiguió la tarjeta para el PGA– como el mejor jugador que había dado Corea del Sur en toda la historia.

Sergio García (78 golpes, +1), segundo y último español en liza este domingo, vivió una auténtica odisea en los greenes y perdió hasta seis golpes con respecto al campo después de cuatro birdies, cuatro bogeys y tres dolorosos doblebogeys, lo que le han llevado al T30 final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*