Advertisement
Advertisement

Banner superior Cabecera

La Ryder brinda “todo el apoyo” a la aficionada que perdió la visión de un ojo tras un bolazo de Koepka

2 octubre, 2018 | Redacción
3
Antes:

Los hechos se produjeron en la mañana del viernes, cuando el bombardero americano se desvió en exceso e la calle del hoyo 6 y terminó impactando contra el rostro de una aficionada que se encontraba siguiendo el juego

El jugador fue de los primeros en preocuparse por el estado de la aficionada. Foto: @BBCSport

Fue una de las imágenes de las primeras horas de la Ryder Cup, pero hasta hace escasos minutos no habíamos tenido noticias de la organización. Hablamos del desafortunado incidente vivido el viernes sobre la hierba de Le Golf National que implicó al estadounidense Brooks Koepka, quien golpeó con una de sus bolas el rostro de una aficionada en la salida del hoyo 6. El bombardero americano se desvió en exceso de la calle, lo que ocasionó que el esférico viajara a una velocidad endiablada hasta impactar en una fan local que desde primera hora de la mañana seguía las evoluciones del campeonato. 

Un hecho fortuito que, lamentablemente, ha tenido severas consecuencias para Corine Remande, la afectada. Y es que con motivo del fuerte impacto ha perdido completamente la visión en el ojo derecho. “Todo sucedió muy rápido. En el momento del impacto no sentí ningún tipo de dolor, pero empecé a preocuparme cuando vi la sangre brotar. La exploración de ese mismo día confirmó que padecía una fractura en la cuenca del ojo derecho y una explosión del globo ocular. En definitiva: que había perdido la visión de ese ojo”, comentó la herida en declaraciones a Agence France-Presse. 

Un accidente por el que la afectada reclamaba responsabilidades a la organización del torneo: “Claramente veo indicios de negligencia por parte de los organizadores. Los oficiales no advirtieron cuando vieron que la pelota se dirigía hacia el público. Yo lo que quiero es que se encarguen de todas las facturas médicas para asegurarse de que no haya riesgo de infección”, comentó Remande, que acudía a París desde Egipto, país en el que reside. 

Y la respuesta no se ha hecho esperar por parte de la Ryder Cup que, a través de un comunicado, ha querido zanjar la polémica ofreciendo a la afectada todo el apoyo que necesite durante el tiempo que dure el tratamiento. “Hemos estado en constante comunicación con la familia, empezando desde el momento que sucede todo hasta llegar a la ayuda con la logística de la repatriación -incluyendo un transfer para la familia desde París hasta Lyon-. Nos comprometemos a seguir ayudando por el tiempo que sea necesario”, rezaba la misiva enviada a los medios de comunicación. 

Los golpes con la bola a los espectadores ocurren muy de vez en cuando, pero este caso es particularmente extraño de ver. Podemos confirmar que el fore fue gritado varias veces, pero también sabemos lo difícil que puede ser saber dónde va a caer la bola cuando se está entre la multitud. Somos muy comprensivos y haremos todo lo posible para ayudar al espectador en la medida que sea posible”, sentenció.